La Comunicación y el «Mission Command»

Las doctrinas varían y se adaptan a los tiempos. Poco hay inmutable. La doctrina actual en vigor de la OTAN, habla del “mission command” o “mando tipo misión” como uno de los cuatro pilares doctrinales (“the four tenets”) de su corpus normativo.

El “mission command” está íntimamente relacionado con la delegación, con la ejecución descentralizada; con la confianza en que, entendiendo el propósito, posiblemente se sabrá lo que hay que hacer si las órdenes no están claras o incluso si son inexistentes. Siendo un principio que habitualmente se liga a la guerra relámpago de Guderian, sus carros, su aviación y su velocidad, está hoy más en boga que nunca. Redescubrimos el pasado.

Sin embargo, difícil es entender el propósito del jefe si éste no lo comunica. Y no me refiero a una orden escrita o a una relación de objetivos anuales, sino a entender el alma de nuestros jefes. En cualquier empresa, la comunicación frecuente entre el CEO y sus subordinados es indispensable. “¿Cómo mejorar la comunicación?” es importante pero, lo primero, es comunicar para luego poder mejorar.

Es en esa comunicación directa cuando entenderemos, no solo sus planes y objetivos, sino su forma de ser o no ser, su forma de arriesgar o conservar, su manera de innovar o mantener, su actitud ante las propuestas, ante el riesgo, ante las oportunidades… De todo ello se derivará la respuesta de los empleados/subordinados; se derivará su manera de entender el propósito del jefe, de ejecutar ese “mission command”, de acertar en los momentos en los que el CEO/Mando se encuentre esté lejos.

Mission Command y Comunicación, propósito y comunicación, éxito y comunicación, y comunicación y comunicación y… ¿sigo?

Un coronel entre el mando y la comunicación

Un coronel entre el mando y la comunicación

Ir al contenido